Cookie usage policy

The website of the University Carlos III of Madrid use its own cookies and third-party cookies to improve our services by analyzing their browsing habits. By continuing navigation, we understand that it accepts our cookie policy. "Usage rules"

Consejos y recomendaciones

Consejos y recomendaciones

> Uso adecuado de guantes de protección.

> Limpieza y desinfección en el hogar.

> Recomendaciones en aislamiento domiciliario (casos leves).

> Ejercicios de rehabilitación respiratoria para infectados por Covid-19 en su domicilio.

Las situaciones como ésta pueden producir estrés y depresión. La mejor forma de evitarlo es siendo positivos y manteniendo en todo momento unos niveles de actividad que no nos dejen ser arrastrados por la pasividad o la desidia.

 

#CuídateConUniSaludables

 

CONSEJOS PARA EL PERÍODO DE AISLAMIENTO:

1. No te apagues

No te apagues

 

 

 

 

 

 

  • Lo primero que tienes que tienes que hacer, y seguramente el consejo más importante para todos los días, es vestirte y arreglarte. No estar todo el día en pijama se transmitirá a sensación de seguir activo y ayudará a evitar la apatía.
  • Limpia y ordena tu casa a diario porque un ambiente de desorden hace interiorizar la inactividad. Además cuando se termina ese tipo de trabajos se tiene una mayor sensación de bienestar.
  • Haz ejercicio a diario ahora que tienes tiempo. La excusa de la falta de tiempo se ha terminado y todos sabemos que en casa se pueden hacer muchas cosas. No hace falta mucho espacio para unos ejercicio de estiramiento, tipo yoga o pilates, o incluso para una sesión de aérobicos o de zumba. Muchos incluso no tienen más que desempolvar la bicicleta estática o la cinta de correr. Es el momento para establecer una rutina y dejarla ahí para siempre. Además tienes miles de monitores dispuestos a dar sus sesiones en todas las redes sociales, lo que encima ayuda a no encontrarse solo. Después del ejercicio y una ducha el ánimo se levanta.
  • Al tener que permanecer tanto tiempo aislado, no es difícil que descuidemos la alimentación. Sin embargo es ahora justo cuando podemos disponer de más tiempo para planear y elaborar la comida. En lugar de dejarnos llevar por lo más sencillo y lo menos sano, dedica también un espacio en el día a este tema, y cuida tu alimentación.

2. Controla tu tiempo

Controla tu tiempo

 

 

 

 

 

 

  • Por el momento hemos empezado muy bien y la gente está compartiendo por todas las vías de comunicación las cosas que hacen en su casa y las actividades que se les ocurren para aprovechar el tiempo. Coge ideas y no pienses que se trata de matar el rato o dejar pasar el tiempo, sino todo lo contrario: de aprovecharlo y tomarlo como una oportunidad.
  • Todos tenemos tareas pendientes en casa que siempre  estamos aplazando. Haz una lista con aquellas cosas que te gustaría hacer y abórdalas en estos días. Puede ser la mejor época para recuperar las aficiones. Y no solo ocio: tareas en casa, organización, lecturas, temas laborales… todo lo que tienes en la cabeza y no terminas. Aunque creas que no, al final el tiempo es más breve de lo que parece y lo mejor es no desaprovechar esta oportunidad.
  • Apaga la televisión y enciende la música porque las noticias pueden resultar repetitivas. Establece un horario para estar informado y para navegar por internet, pero el resto del tiempo aprovéchalo mejor para escuchar los temas o los discos que llevas tiempo queriendo escuchar. Es una actividad tan relajante y positiva como la lectura, compatibilízalas.
  • Relaciónate con amigos y con familiares ahora que tendrás más tiempo, y ve más allá de las redes sociales. Una llamada telefónica o una conversación por videoconferencia o chat son mucho más motivadores que el wasap o poner un tuit.
  • Seguro que tienes algún curso o alguna lectura pendiente sobre temas que te interesan y que, por las ocupaciones diarias, está aparcada desde hace tiempo. Estos momentos pueden ser estupendos para ponerte al día y eso te hará sentir mejor.

3. Añade vida a tu vida

Añade vida a tu vida

 

 

 

 

 

 

  • Tómate este momento como una pausa nada más, porque eso es en realidad. Pero esta pausa te tiene que dar la oportunidad de cambiar el chip, de replantearte tu actividad cuando se regrese a la normalidad. Planifica bien la vuelta a la rutina y repasa qué puedes mejorar para disfrutar más de eso que ahora echas de menos no poder hacer.
  • Revisa todas esas cosas que siempre has tenido en mente pero que has dilatado debido a la inercia del día a día y planifícalas para no dejar que la rutina vuelva a absorberte. Intenta plantearte que no debes dejarte vencer por el día a día a partir de ahora.
  • Aprovecha estos días para contactar con amigos o personas a las que quieres ver pero “nunca podemos”.  Ahora tienes tiempo para hablar con ellos. Y ve un paso más allá y cierra esas citas y esas quedadas que nunca llegan. Seguro que la mayoría tienen tantas ganas de sacar algo provechoso de esta situación como las que tienes tú. E ir haciendo estas cosas es muy estimulante, te verás mucho mejor, no lo dudes.