Uso de cookies

En las páginas web de la Universidad Carlos III de Madrid utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies. "Normas de uso"

Información de interés para profesores UC3M

Rótulo PROFESORES, FACULTY. Campus Puerta de Toledo

El Programa de Atención a Estudiantes con Discapacidad proporciona al profesorado apoyo para la atención a las necesidades educativas especiales de los estudiantes con discapacidad: orientación, adaptación de materiales didácticos y exámenes, préstamo de ayudas técnicas, etc.

Algunos aspectos claves

El acceso al curriculo ordinario de los estudiantes con discapacidad puede exigir en ocasiones de modificaciones o adaptaciones en los métodos, técnicas o actividades programadas. No se tratará tanto de cambiar el qué hacer o enseñar, como el cómo hacerlo, plantearlo o comprobarlo.

La accesibilidad: tanto de aulas y edificios como en la comunicación (necesidad de utilización de Braille, intérprete de Lengua de Signos...)

El tiempo: habitualmente estos estudiantes necesitan invertir bastante mas tiempo para el trabajo académico.

Las ayudas técnicas: algunos estudiantes precisarán de dispositivos especiales para realizar las tareas académicas cotidianas: ordenador portátil, utensilios especiales para escritura...

Los cambios: el alumnado con discapacidad necesita en muchos casos organizar su actividad con bastante antelación. Los cambios de última hora de aula, de fecha de examen, etc., pueden provocar trastornos importantes.

Recomendaciones generales

Cada estudiante con discapacidad es un caso único que requerirá de una atención personalizada. Por ello, será fundamental la comunicación personal con el alumno, para conocer sus posibilidades y limitaciones, preguntándole directamente si necesita algún apoyo o adaptación, y de qué tipo.

Lo idóneo será llegar a un acuerdo entre profesor o profesora y estudiante que permita que el desarrollo de la asignatura se realice de la forma más normalizada, eficaz y adecuada para ambos.

No olvide que la discapacidad es una característica o condición más de la persona y no lo que la define. Es decir, primero alumnos y después personas con discapacidad.

Recomendaciones para la adaptación de técnicas docentes

En el aula

  • Facilitar que el estudiante cuente con un espacio adaptado a sus necesidades y características: acceso, iluminación, proximidad a pizarra...
  • Tener en cuenta las dificultades que pueden tener algunos estudiantes para acceder a tarimas o pizarras.

Toma de apuntes

  • Facilitar la colaboración de otros compañeros en la toma de apuntes.
  • Permitir la grabación de las clases.
  • Facilitar la utilización de ayudas técnicas: ordenador portátil, anotador electrónico...

Material de estudio

  • Realizar con la mayor antelación posible la distribución de materiales y bibliografías.
  • Proporcionar al alumno toda la documentación posible (apuntes, esquemas, presentaciones, transparencias...), preferiblemente en soporte informático.

Recursos didácticos: pizarra, transparencias, presentaciones, videos.

  • Verbalizar de su contenido y proporcionar previamente al estudiante una explicación oral o, idóneamente, un guión escrito o copia del material expuesto.
  • Solicitar, cuando sea necesario, materiales adaptados (relieves, subtitulación...)

Debates

  • Cuando sea necesario, acordar con el alumno las fórmulas para facilitar su participación.

Prácticas- trabajos de campo

  • Tener en cuenta las posibilidades y limitaciones del estudiante en cuanto a desplazamientos, manipulación, accesibilidad de los lugares a visitar, etc.

Recomendaciones para pruebas de conocimiento y exámenes

Para garantizar la igualdad de oportunidades de los estudiantes con discapacidad en las pruebas de evaluación se hace necesario, en muchos casos, realizar ciertas adaptaciones en las metodologías de examen de modo que, manteniendo los objetivos básicos planteados para el conjunto del alumnado, se contemplen las necesidades especiales de estos alumnos. Se trata, fundamentalmente, de:

  • Ayuda de una persona (auxiliar, intérprete...)
  • Modalidades alternativas, oral o escrito.
  • Adaptación del formato de examen: trascripción a braille, ampliación, test...
  • Incremento del tiempo de la prueba cuando sea preciso, en función de las necesidades especiales del estudiante.
  • Uso de las ayudas técnicas o material específico utilizados habitualmente por el estudiante.