Uso de cookies

En las páginas web de la Universidad Carlos III de Madrid utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies. "Normas de uso"

Beethoven y la Naturaleza

Imagen de concierto de la Orquesta

Viernes 27 de marzo de 2020 - 20:00 h.

Centro Cultural Antonio Machado. C/. San Román del Valle, 8 (Madrid)

Orquesta de la Universidad Carlos III de Madrid

Director: Jerónimo Marín

 

PROGRAMA

  • Romanza para violín y orquesta en FaM Op.50 de L.van Beethoven

Alberto Juárez, violín.

 

  • Sexta Sinfonía en FaM Op. 68 de L. van Beethoven (1770-1827)
  1. Erwachen heiterer Empfindungen bei der Ankunft auf dem Lande («Despertar de alegres sentimientos al encontrarse en el campo»): Allegro ma non troppo.
  2. Szene am Bach («Escena junto al arroyo»): Andante molto mosso.
  3. Lustiges Zusammensein der Landleute («Animada reunión de campesinos»): Allegro.
  4. Gewitter. Sturm («RelámpagosTormenta»): Allegro.
  5. Hirtengesang. Frohe und dankbare Gefühle nach dem Sturm («Himno de los pastores. Alegría y sentimientos de agradecimiento después de la tormenta»): Allegretto.

El día 22 de diciembre de 1808 a las 18:30 se celebró en el Theater an der Wien una Akademia -concierto benéfico para el propio autor-, con un programa que nos espantaría hoy día por su duración. Fueron cuatro horas y todas las obras fueron estrenos: 5ª Sinfonía, 6ª Sinfonía, Concierto para piano nº4, Fantasía Coral -en estas dos con el propio Beethoven al piano- más el aria “Ah, pérfido!, y dos fragmentos de la Misa Op.86, el Gloria y el Sanctus. Sorprende que tal tipo de concierto fuera posible desde nuestra perspectiva, aunque pocos resistiríamos la tentación de asistir a algo así. En cualquier caso, dos de las más importantes sinfonías de Beethoven, la Quinta y la Sexta, fueron estrenadas, y cada una de ellas abrió un camino distinto a la futura música del Romanticismo: la Quinta la vía de la música absoluta, y la Sexta la vía de la música programática o descriptiva.

De entrada, llama la atención que la Sexta Sinfonía, conocida también por el sobrenombre de Sinfonía Pastoral, constara de cinco movimientos, y no de los cuatro habituales; y, en segundo lugar, que cada movimiento llevara un título relacionado con la Naturaleza. El mismo Beethoven advirtió de que no se trata de música pictórica, sino de exposición de los sentimientos que estos títulos le sugieren.

Como curiosidad, Justin Heinrich Knecht (1752-1817) escribió en 1783 una obra orquestal titulada Le portrait musical de la Nature ou Grande Symphony que anticipa en dos décadas a la Sexta beethoveniana. No solamente está compuesta en cinco movimientos también, sino que incluye también una tormenta, y el último movimiento es un himno al Creador. Sin lugar a dudas, Beethoven la conocía.

El concierto se abre con la segunda de las dos romanzas, la Romanza para violín y orquesta Op.50, escrita en la tonalidad de Fa mayor, justamente la misma tonalidad de la Sinfonía Pastoral. Compuesta en 1798 fue escrita cronológicamente antes que la que figura como primera, aunque fuera publicada en 1805, y su encanto melódico es innegable en sus ocho minutos de escasa duración.

 

Entrada libre hasta límite de aforo.

    Aula de las Artes en redes